Segunda edición del Taller Laboratorio “¿ProcrastinaQUÉ?”

Ya tenemos fecha y lugar para la segunda edición del taller: será el sábado 23 de junio en las instalaciones del Centro IMF Formación, ubicado en el centro de Madrid y con excelentes comunicaciones por Metro, autobús y Cercanías Renfe.

El tema: la Procrastinación.

O, para ser más precisos, cómo evitar la procrastinación.

Me refiero a esa tendencia a dejar para mañana las tareas que sabemos que tendríamos que estar haciendo hoy, con las lamentables consecuencias sobre nuestra autoestima, serenidad y control de nuestra vida.

Para que la lista de tareas pendientes no se nos coma no basta con implementar un buen sistema de gestión de tareas. Ni GTD ni Autofocus  pueden evitar tu ansiedad al enfrentarte a ciertas tareas, ni tu sentimiento de culpa y sobrecarga al pensar en todo aquello que estás dejando de hacer. La procrastinación tiene su origen en nuestras estructuras mentales, nuestro modelos y referencias acerca de qué supone ser una persona organizada y productiva, nuestros hábitos de trabajo… Todo eso es lo que vamos a observar, deconstruir, y reconstruir de una forma mejor y más saludable.

La metodología: Taller Laboratorio

No hay técnica o recurso que sirva para todo, ni que pueda aplicarse por igual en todos los casos personales. Como formadora y coach, necesito ofrecer a las personas que asisten a mis sesiones o participan en mis cursos y talleres la mejor atención individualizada, y esto no es posible si no tengo experiencia con la mayor cantidad posible de casos particulares y distintos que me permitan ampliar la oferta de soluciones.

A la vez, siempre estoy diseñando nuevos materiales y técnicas pedagógicas que necesito probar. Por mucha preparación que dedique a una dinámica de aprendizaje, nunca termina de estar lista hasta que sale a escena unas cuantas veces. ¿Cómo conjugar el ofrecer a mis clientes un producto probado y sin grietas? Sometiéndolo antes a una prueba sobre el terreno. Para eso cuento con estos talleres-laboratorio.

En ellos, invito a particulares a tomar parte en formaciones experimentales a un precio reducido, en el que puedo aprender de sus experiencias personales y terminar de ajustar mis propuestas de enseñanza.

¿Cuál es el trato?

Tú, que participas en el taller, tienes la oportunidad de mejorar tu productividad personal con una inversión económica muy inferior a la habitual. Aportarás tus valiosas experiencias personales y tus ganas de mejorar y probar algo diferente. A cambio, recibirás ideas y recursos clave para procrastinar menos cada día.

Y no te asuste el concepto de “laboratorio”: si bien es cierto que probaré nuevos esquemas para mis sesiones, apenas notarás la diferencia respecto de un taller normal. Considéralo algo parecido a las carreras de prototipos de automóviles: ningún fabricante lleva un coche sujeto con cinta aislante, sino que cuida todos los detalles antes de que el vehículo toque el asfalto.

¿Cómo puedes participar?

Envíame un correo o deja un comentario con un mail de contacto si quieres inscribirte. No te lo pienses mucho, porque solo tenemos 10 plazas.
De todos modos, si crees que no vas a poder venir el 23 de junio o Madrid te queda lejos pero te interesa el tema, escríbeme igualmente y te haré llegar la información sobre próximas convocatorias presenciales o a distancia.

Los detalles los tienes en esta presentación. (Si no quieres dejarte la vista, haz clic en la esquina inferior derecha para ver la presentación a pantalla completa).

Personalizando la Productividad

El pasado fin de semana nos reunimos unas cuantas personas interesadas en esto de la productividad con ocasión del Taller “¿Procrastinaqué?”.

Es diferente abordar la formación en este tema en el seno de una empresa o en el entorno personal.

En primer lugar, en la empresa las personas están menos dispuestas a reconocer en voz alta sus peores rasgos a la hora de enfrentarse a su tarea (en demasiados lugares sobrevuela la amenaza “todo lo que diga puede ser utilizado en su contra”). Además, cuando los contextos son más homogéneos, la casuística se reduce.

La heterogeneidad puede dificultar un tanto la planificación de la formación, pero es justamente lo que yo estoy buscando. Hace años que percibo que, a pesar de las declaraciones tipo “este sistema es el que necesitas” que leo en muchas publicaciones, falta una adaptación de los diferentes modelos de organización a las características personales de cada sujeto y tipo de tareas. Y ese es en muchas ocasiones el origen del fracaso en implantar el método.

Y es que GTD es un sistema magnífico… para algunas personas. Una de sus virtudes, los grados de libertad en la gestión de tareas, se convierten en un creador de incertidumbre y caos para aquell@s que necesitan más estructura. La Anti-Programación (Unscheduling) es un recurso aplicable a casi todas las personas, pero no del mismo modo. Y eso sin entrar en las herramientas de gestión, que plantean la duda entre usar lápiz y papel, agendas electrónicas, programas complejos como Outlook o sencillos como Evernote, etc.

En resumen, también es imprescindible  la personalización en la formación y asesoramiento en Productividad. El cacareado principio formativo “no hay dos personas iguales” es uno de esos lugares comunes que después, desgraciadamente, no se aplican bien. Porque es difícil.

Necesitas perfeccionar el análisis de necesidades de las personas a las que se dirige tu propuesta, afilar tu mensaje y depurar el conjunto de técnicas que les ofreces para encontrar aquellas que se adaptan mejor a su perfil.

Por supuesto, además, cuanto más se alejan las circunstancias, motivaciones y personalidad de tu cliente de las tuyas propias, más complicado acertar.

Mi solución para ello es la investigación. El ciclo de talleres que comenzó el sábado pasado es un espacio de aprendizaje para los y las asistentes, que encuentran herramientas y puntos de vista que les ayudan a entender mejor su propio perfil productivo y a mejorarlo. Pero también es un laboratorio en el que yo experimento diferentes técnicas y recursos, y del que extraigo conclusiones. Por ello, el precio de estas ediciones es reducido y está concebido para cubrir gastos, básicamente.

Una inversión de tiempo y atención por mi parte, y por parte de quienes asisten, que creo que está dando buenos resultados para todos.

Esta entrada está dedicada a Javier G. Recuenco, de quien he aprendido todo lo que sé sobre personalización (siendo lo que yo sé una gota de agua en el océano de la disciplina, pero que me ha aportado un punto de vista esencial en mi actividad).